Páginas vistas en total

martes, 17 de julio de 2012

PEDRITO INCOMPRENDIDO



En la mañana junto al desayuno Pedrito encontró una nota, “empieza a cortar el árbol, mañana entre los dos terminamos”.
¡Cortar el árbol! Con todo el oro que podrían conseguir, no, el no pensaba cortar nada, si era necesario se iría de la casa y de ese pueblo, que al final era demasiado pequeño para alguien como él.

Mientras más lo pensaba mas decidido estaba, entre sorbo y sorbo de leche y mordidas de pan iban planes y justificaciones, su madre era una egoísta e ingenua con eso de los valores, no veía todo el potencial que él tenia, no veía por él sino solo esas cosas de la iglesia, que al final ¿Quién a llegado lejos con esas cosas? Al final ¿para qué? Para que los tiren a los leones, ¿Quién a trascendido o ha sido famoso con esas cantinelas?," ¿y Jesús? "Dijo una voz muy suavecita en su cabeza, ¡ a él lo crucificaron!, se limpio a la boca acallando la voz y se fue a su habitación.
Saco una mochila, se iría al país del gigante, recorrería ese mundo seguro habría muchas riquezas y lugares dignos de alguien como él, no iría vestido como un pordiosero, tomando sus dos monedas se dirigió a la ciudad. Compro lo que considero necesario y podría cargar, guantes especiales para escalar, en fin todo un buen equipo, ropa de calidad, una tenida liviana y otra algo mas gruesa, fácil de doblar y llevar.

Acostumbrado a pasar hambre no se había dado cuenta había pasado la merienda, entro la hamburguesería y se comió TRES promociones, muy satisfecho fue a comprar bebidas energéticas y frutos secos para el viaje, tenía que apresurarse para llegar antes que su madre.

 Se llevo para el camino uno de esos famosos helados que siempre miraba, prometiendose a si mismo algun día comer uno.
Llego a casa, la miro casi con nostalgia, preparo la mochila, pensando que quizás su madre no era tan mala, pero no entendía como son las cosas, trabajando solo terminaría matándose ya parecía una anciana y no era tan vieja. Cuando fuera millonario le mandaría a buscar.

Mientras tanto decidió dejarle la casa limpia es el único regalo que ella agradecería, así que limpio a fondo toda la casa, encero y limpio los cristales, pulió los humildes muebles, le dio una mano de pintura a la cerca, y reparo esa ventana suelta que hace tiempo su madre la había pedido. 

Saco casi un dos sacos con basura, boto tambien todas sus cosas viejas para no dejar tareas ingratas a su madre.
 Finalmente, saco dos sándwich de carne que había comprado en la ciudad, dejo uno a su madre con una nota diciendo que mañana cortarían el árbol, que hoy se dedico a la casa antes que se llenaran de ratones. Y  fue a dormir un poco extrañado su madre tardaba en llegar, quizás decidió hacer horas extras para no trabajar mañana.

La madre llego muy cansado y con un pesado paquete que podía llevar gracias a los años de trabajo duro, lo primero que vio fue el árbol, algo desilusionada ya que en el fondo sabía que su hijo no lo cortaría. 
Algo raro había en la casa, no sabía qué, pensaba mientras cruzaba la cerca, al entrar quedo muy sorprendida de ver todo limpio, con mucho cuidado dejo la sierra eléctrica en el suelo, todo brillaba, sus ojos se llenaron de lagrimas, hace tantos años que la casa no lucia así, desde que su marido vivía y ella disponía de más tiempo. Encima de la mesa un sándwich,  un termo y una nota, estaba tan emocionada que no cuestiono de donde salió el sándwich, se tomo el té más rico de muchos años, comió y se fue a dormir muy satisfecha.

Andes de despuntar el alba, Pedrito se asomo a la puerta del dormitorio de su madre, la vio dormir unos minutos, no se atrevió a darle un beso por si despertaba, ¡pobre vieja! Pensó con ternura, ya la ayudaré cuando sea millonario, sigilosamente salió y comenzó su ascenso.

Una última mirada a la deteriorada casa que esperaba nunca más ver, fue una inyeccion de energia para aumentar el ritmo, esta vez si a ritmo parejo.
La madre despertó con los primeros rayos de sol y con la sensación de ser observada, pero no había nadie, recordó que por hoy podría dormir un poco mas, no iría a trabajar, aun siendo temprano se levanto y después lavarse la cara con agua fría fue al gallinero recogió los huevos, los de hoy no se venderían, los prepararía para el desayuno tenían el gran trabajo de botar ese árbol, trozarlo y después se podría vender la leña, eso sí era honesto, correspondería al precio de la vaca.

 Cantando preparo el desayuno y llamo  ¡Pedrito a desayunar!!!!, al no responder fue al dormitorio, se encontró la cama hecha una nota con unos billetes y monedas encima que aparto para leer
 “Querida mamá no te preocupes, voy al otro mundo, al del gigante donde adquiriré grandes riquezas y viviré muchas aventuras, no te preocupes por mí, soy muy listo  más de lo que crees. Cuando sea millonario te mandare a buscar, quedaban dos monedas de oro en mi bolsillo, compre unas cosas que necesitaba, te dejo el dinero tu lo necesitas y en el otro mundo no servirá.”
Te quiero mucho y espero seas más feliz, ahora tendrás una boca menos que alimentar.
Pedrito”
Sin saber bien que hacer, salió de la casa y dirigió al mirando a lo alto del árbol, como si con eso hiciera volver a su hijo. Se seco una lagrima que resbalo por su rostro, cuadro los hombros y se dirigió con paso sereno a la casa.
Lo que paso en seguido como si otra actuara en su lugar, lo único que sabía es que su hijo no se iría sin ella, “ya es casi un hombre, en algún momento deber partir”, le dijo una vocecita en su cabeza, con una voz seca respondió en voz alta "CASI, aun es un niño".
Se sento en la mesa y se comió todo, necesitaría energía, busco la mochila vieja de su marido, metió un par de prendas de él, seguro después haría frio y necesitaría sentirse protegida, casi cae otra lágrima, respiro hondo. Una botella con agua, pantalones más gruesos y camisa delgada y gruesa, guantes de podar, tijeras de podar, mientras pensaba que mas vio las cuerdas que usaba hace tanto para cosechar nueces, mirada alrededor, se colgó la mochila, fue al gallinero abrió la puerta, ya se las arreglarían ellas, y dirigió al árbol, por un segundo dudo al verlo tan alto, pero pensó esta no es la primera vez que subo un árbol y era una mujer muy fuerte a base de trabajo. Así con la decisión de una madre empezó a subir



CONTINUARA........

10 comentarios:

  1. Muy buen post, he vivido las acciones una a una... no nos dejes con la intriga, espero leer mas pronto

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. que bueno te gustara, apenas tenga un poquito de tiempo me pongo en la continuacion.
      unas gotitas de la audacia de Pedrito y el amor de la madre para ti

      Eliminar
  2. No nos dejarás con la mamá de Pedrito en medio del árbol, verdad?

    Un beso, Peregrina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, en teoria no, aunque cuando empiezo a escribir voy con una idea general y a veces sale otra cosa.
      Un besote

      Eliminar
  3. JaJa! Muy ameno!! Sigo pendiente a la continuación.

    Un abraXo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haber si me descongelo las ideas y mis manitas.

      Besos

      Eliminar
  4. espero ansiosa la segunda parte. Besinos con todo mi cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy tratando a ponerme a ello pero el frío me pone melancolica

      Eliminar
  5. Creía que tendría un final...bueno... ya lo sabremos, me gusta esta historia de amor.
    Feliz finde !un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Tendra un final, eso espero, esta semana no he estado muy bien y no me salieron las palabras. ¿será porque el árbol es muy grande?, Pero pronto empesar a escribir por lo menos las ideaas andan ahi revoloteando.
    besos

    ResponderEliminar