Páginas vistas en total

martes, 14 de enero de 2014

LA MAMA DE PEDRITO Y LAS HADAS




Cuando la señora Juanita despertó se encontró en una cama de flores no podía moverse, escuchaba un suave murmullo como si miles de pequeñas campanitas sonaran a la vez.
 
 
 
Al abrir los ojos muchas caritas chiquitas la rodeaban y un segundo mas tarde ya no estaban.
 
 
 
Antes de terminar bien de despertar había junto a ella un hada de presencia respetable, que luego de mirarla tan profundamente a los ojos que pareció traspasar su sencillo corazón, de un solo movimiento pareció liberarla de la somnolencia y pudo sentarse.
 
- ¿Quién eres y que haces aquí?, pregunto el hada
 
Muy asustada la señora Juanita le conto toda su historia, desde los esfuerzos realizados y de su único hijo Juanito desaparecido en estas tierras. (ver primeros capítulos del cuento).
 
La hada la miraba muy preocupada, hasta que le conto que el ogro era un ser muy malo y con magia muy oscura, comía niños y si podía esclavizaba a las hadas, de hecho tenia en su poder la hada cantora.
 
 
 
También le hablo del peligro de ese árbol que comunicaba los dos mundos ya que eso no debía suceder, le pidieron que esperara, comiera y se repusiera mientras las hadas mayores iban a consejo.
 
 
 
Cuando salieron dijeron que le darían la oportunidad a Juanito de volver en dos días sino el árbol debía ser cortado, de nada sirvieron los llantos de la Señora Juanita a la que prometieron ayudar a buscarlo dentro de lo que fuera posible, al segundo día ellas cortarían de arriba y la señora Juanita rejuvenecida y con mas fuerzas debía cortar abajo, las hadas de la tierra la ayudarían.
 
También le dijeron que se quedara con el oro, pero lo gastara con mucho cuidado y reserva ya que generaría envidias, ese oro no pertenecía al ogro, si no a muchos seres esclavizados por él, así tendría un mejor uso.
 
Así la señora Juanita con su corazón acongojado debió emprender el viaje hacia casa.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario