Páginas vistas en total

sábado, 4 de febrero de 2012

EL LOBO Y LA LIBERTAD




Esta es la historia de el sr. Lobo Solitario Feroz, proviene de una la antigua familia de los señores Feroces, por razones que no viene al caso hacer mención en este relato, nuestro protagonista vive en un zoológico, pero no cualquier zoológico, no era Yellowstone, sino mas parecido a xcaret, mas no les puedo revelar su identidad a petición del interesado.

El Sr. Feroz se entero que algunas personas abogaban por dejarlo en "libertad", lo de la comillas fue a solicitud de él, y es por eso que accedió a contarme parte de esta historia para que según sus palabras "lo dejen en paz de una buena vez".

Cuenta el Sr. Feroz que un día desperto en este bosque, los primeros días medio aturdido y muy confundido solo tenia sed, cerca de su cueva corría un arrollo de agua fresca donde bebió a gusto y se refresco, luego volvió a dormir, con el transcurso de los días descubrió que siempre relativamente cerca había carne fresca, algún animal debía matar mas de lo que quería y lo dejaba, mejor para él, nunca le gusto eso de matar, estaba un poco curioso, pero no mucho, mejor no conocer a dicho personaje, no tenia ganas de riñas y tampoco era muy sociable.

Avanzando los días, fue recorriendo un poco mas sin alejarse mucho para que nadie le quietara la casa tan maravillosa que había encontrado, descubrió que un poco mas allá habían humanos atrapados que lo miraban mucho como pidiendo ayuda, pero el no confiaba en los humanos.



Un día sentía que algo le faltaba, estaba molesto enojado, se paseaba de un lado a otro y mas humanos llegaban a mirarlo, eso le molesto les gruño que se fueran, se escucho un ohhhhh, y se alejaron pero continuaron observándolo, volvió a gruñir, y mas gente llego a mirarlo, con una sensación extraña se fue a su cueva.



Al otro día volvió a gruñir, esta vez para ver que pasaba, y se dio cuenta que la gente lo admiraba y le temía, se siento importante, A veces saltaba o se paseaba y la gente lo admiraba, el disfrutaba de esa admiración. 

También descubrió que el animal extraño que mataba por matar era el hombre, y le dejaba comida fresca, uno respetuoso que siempre lo saludaba "buenos días Sr. Lobo" , otro que le dijo córrete animal, pero nuestro personaje no estaba para faltas de respeto, ese nunca mas pudo pasar a su territorio, lo dejaron sin comer unos días, pero a ese nunca mas lo dejo pasar, siempre había algún ratón o conejo que cazar, no era su preferido pero vamos .., además estaba acostumbrado a pasar hambre. En su terreno mandaba El.



La sensación extraña como en el corazón perduraba, y un día vio entrar otro lobo en su terreno, se apresto para la pelea, hasta que vio su mirada dulce y tímida y se dio cuenta que era una hembra. El Sr. Feroz no sabia mucho de hembras solo había conocido a su madre, y de lejos vio alguna loba salvaje sucia y agresiva. Esta se veía tímida y dulce, pero desconfiado le pregunto

•    ¿cómo te llamas?
•    Libertad
•    ¿Qué haces aquí?
•    Me mandaron del otro zoológico para ti.
•    ¿Zoológico que es eso?

Ella lo miro muy extrañada y le dice esto, con su cabeza abarca su terreno, donde tienen animales para que los animales nos miren, yo nací en uno mas pequeño, donde todo era casi de cemento, el tuyo es muy bello dice casi sonriendo.



Nuestro amigo se retiro en silencio, estuvo acostado sin hablar tres días, la señorita trato de hablarle el primer día, después muy triste pensado que era por ella también se fue a un rincón.

El tercer día llego el mas cercanos de los hombres que dejaba entrar, era casi su amigo, una vez que se daño una pata se la arreglo, y le dijo.

    - Señor Lobo, yo no acostumbro en meterme en la vida de los demás, pero si no atiende a la señorita se la van a llevar, a mi me parece simpática, pero si no le gusta ..

   Ahí nuestro amigo lobo levanto la cabeza y fijo los ojos en este señor que decía llamarse veterinario, ¿la señorita? ¿Qué tiene que ver ella con este lugar pensó?

  -¿Qué pasa señor Feroz? Estabas contento, algo no te gusta, si me dices veré que puedo hacer.



En ese momento nuestro amigo entendido, fue como si una luz se encendiera en su cabeza y se levanto a comer, comió un poco y miro a la dama muy triste en un rincón y le llevo un trozo de carne, ahí empezó una linda amistad que antes que terminara el día se convirtió en otra cosa.

Su felicidad era completa, por fin tenia un hogar, un lugar tranquilo, comida, agua fresca y la admiración de todo, le gustaba especialmente pasearse cuando había cachorritos de hombres, que lo miraban con ojitos muy grandes el alzaba su cola y paseaba como si no los viera, a veces correteaba y jugaba con su compañera, y ellos aplaudían y reían. Por primera vez era el mas popular del curso.

Pero la Sra. Libertad de Feroz empezó que le gustaría huir, ser libre, como seria vivir abusulatemente libre. El señor Feroz trato de razonar con ella de explicarle que ella tenia 2 años, el 4 en libertad, libertad bosques y eso no vivirán mas de 9 años, sus padres murieron a los 7, y ya estaban bastante heridos.



Le hablo de las peleas de manadas, donde solo la hembra alfa tiene derecho a aparearse y solo con un único lobo alfa, el día que este pierde su poder ella se deber ir, Una loba alfa digna solo tiene una pareja en la vida, sino es expulsada, tratada de perra y mordida por todos. Los demás no tienes derecho a tener pareja, por esos sus padres huyeron, o habría tenido que pelear a muerte con su hermano que era el líder de manada, así que huyeron de noche como delincuentes.



Le hablo de la pelea por la comida, donde tienes que matar, y escoger a los mas pequeños que son mas fáciles, en las sequias donde no hay agua, ¿Qué libertad es cuando tu único pensamiento es sobrevivir? ¿se puede ser libre sin tus necesidades básicas satisfechas? ¿con miedo, con hambre, con frio?

La Sra Feroz no atendía razones, a veces podía ser muy testaruda, le hablo de su vida en el pueblo de los animales, donde debió comer basura, pasar humillaciones, recibir escobazos. Nada la hacia entender.

La libertad le dijo no es un lugar, es un estado, es ser como uno es. La libertad es una decisión, es un estado mental.

La señora Feroz, no cedía, se puso triste, se sentía incomprendida, claro pensaba (me conto ella) cómo el lo vivió puede decirlo, pero yo que siempre he vivido cautiva.



Un día el señor Feroz cedió y le dijo, esta bien nos iremos, pero tienes que aprender  a vivir afuera, fue y cazo a un conejito que decida a veces jugar con la señora loba. Asi se casa le dijo, todo es comida.

Cuando cases el tuyo, atacaras al veterinario es cuando menso nos vigilan y huiremos.

-¿al veterinario? A él no dijo la señor loba, 

-es cuando menos vigilancia hay si tienes una idea mejor yo te sigo. Pero primero debes aprender a cazar.

Hasta el día de hoy no se volvió a hablar el tema, tuvieron cachorritos que fueron a un parque abierto, donde tendrán que cazar y podrán ser cazados, pero si falta agua y comida les darán, en el fondo de su corazón la sra, Feroz con eso fue satisfecha, pero ella esta mayor para esos trotes, acá la quieren, y puede llegar a vivir 20 años con los cuidado que reciben.

Asi que la Sra. Libertad de Feroz y Solitario Feroz, les piden les dejen ser felices a su manera.

Gracias



5 comentarios:

  1. Un precioso cuento.Me gusta como piensa este lobo. Nunca se sa sabe que eslo mejor perocuanto menos que nos quede poder elegir, que esa libertad no todo el mundo puede utilizarla.Has tocado muchos valores,me gusta. Un bessito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias y disculpa la demoa en responder, estuve alejada por razones de salud.
      En cuanto pueda seguire escribiento otros cuentos

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho esta historia. Muchas veces cuando conseguimos aquello que deseamos, no es como imaginábamos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita, y otras tantas otros pretenden saber lo que es mejor para nosotros, no todos somos felices con las mismas cossas, gracias a Dios
      Un besote
      Hechi

      Eliminar
  3. Orale, que bonita historia, yo soy amante de los lobos y aunque ellos pueden estar bien cuidados por un humano, no debe de ser así, ellos nacieron para estar en su habitad.

    ResponderEliminar